Translate

Zombies o zombis



Se conoce como “Zombie”  o “zombi” a aquellos muertos resucitados,  que por un poder sobrenatural vuelven a la vida. Según la creencia del “Vudú” este poder penetra en el cuerpo inerte y lo reanima.

El “Zombi” es un ente que puede come, respira, excreta, oír y hablar, pero no recuerda nada de su vida anterior y no comprende nada de su propia condición actual, así el “zombi” es un ente sin mente propia.

En la tradición “Vudú” el “Zombi” se hace mediante ritos y conjuros, por los cuales el hechicero también llamado “bokor” hace esclavo al recién resucitado. Todo esto deriva de la religión del África Occidental; muchos de los ritos y nombres de los dioses indican su procedencia del “Dahomey”, que llego al nuevo mundo como resultado del comercio de esclavos entre 1600 y 1800, extendiendo estas creencias en toda la zona del Caribe.

La comida favorita de un “Zombi” será el cerebro y la medula espinal, después de todo es la zona que tiene más nutrientes, pero en el caso de que el “Zombi” no pueda saciar su hambre puede dejar un cuerpo en los puros huesos, pero un “zombi” no debe comer ni sal ni carne, ya que en ese momento tomara conciencia de su estado y regresara a su estado anterior: la muerte.

En el dialecto dahomeyano “Vudú” significa “Dios Python” y la palabra “zombi” en el Congo significa “Fetiche”, aunque en la actualidad los rituales africanos se han combinado con rituales católicos.

En 1791 Haití era una colonia francesa, en la que ya existía medio millón de esclavos negros, así como una población de 30,000 mulatos, con la llegada del brujo Boukman a Santo Domingo la situación cambio. Invocando a los esclavos negros, realizo un ritual, que término con una frenética danza salvaje, durante los siguientes días las plantaciones fueron arrasadas y los dueños asesinados, logrando la expulsión de los franceses, Haití se estableció como la patria del “Vudú” así como la de los “Zombis”.

¿Cómo se descubre un “Zombi”? una de las principales es su forma de caminar, ya que se tambalea como a punto de caerse, como si apenas pudiera sostenerse, la falta de coordinación y los movimientos limitados y mecánicos, la mirada ida y helada, así como una voz nasal, producto de la costumbre de tapar las fosas nasales de los muertos con algodón, pero también se dice que la forma de hablar se debe a la semejanza con los Guédé, que son los siniestros y lascivos dioses de la muerte en el panteón “Vudú”.

En Haití el temor a que algún familiar fallecido sea resucitado por un “bokor” es tal que se toman medidas extremas, como el poner losas pesadas en las tumbas, enterrar a sus muertos cerca de las carreteras para que los “bokor” no pueden tener tiempo de llevarse a sus muertos sin ser visto, también velan la tumba del fallecido para que se descomponga lo suficiente y este ya no sea útil, ya en lo más extremo a sus muertos les inyectan veneno, los mutilan o bien los rematan con un tiro.


****imagen y articulo ya publicado, Dibujarte S3 61****